Gatos sin pelo en el cine

Gatos sin pelo en el cine

El gato sin pelo en el cine, es poco frecuente. Sin embargo, no podemos olvidar que las veces que han aparecido, casi siempre interpretan el papel de villano.

En algunas escenas del nuevo drama de Julianne Moore, Gloria Bell, aparece uno de ellos.

Ni siquiera pertenece al personaje homónimo de la película, sino que aparece misteriosamente en su apartamento de vez en cuando. Lo que hace que Gloria se queje y lo deje fuera, preguntándose cuál de sus vecinos descuidados está dejando que su mascota deambule por el edificio.

Al final, nuestra heroína enamorada adopta al gato. Gloria saca al gato de los paseos nocturnos y le permitirle acurrucarse a su lado en la cama, una compañera siempre presente.

La idea de una mujer soltera de mediana edad con un gato (o dos, o cinco) es un cliché que va más allá de las películas. Pero hay algo notable en este gato. Es un gato Esfinge sin pelo, muy lejos de las enormes bolas de pelusa que se suelen encontrar en las películas.

Delgado, con orejas grandes y una cara en forma de cuña, el tipo de gato que rara vez se abraza o se hace amigo de la cultura popular. De hecho, los gatos sin pelo son probablemente los segundos después de los gatos negros en la frecuencia con la que son malinterpretados y usados para sugerir peligro. Algo irreal y misterioso.

El gato del doctor Maligno

Probablemente el más famoso de estos gatos en pantalla es el Baldomero de las películas de Austin Powers, que pertenece al incompetente supervillano de la serie, Dr. Evil (Doctor Maligno).

La aparición del gato en estas películas está sujeto a la parodia. En la primera, Austin Powers: International Man of Mystery, vemos que Baldomero era un persa blanco y esponjoso (no muy diferente al icónico gato del archivillano de James Bond Ernst Stavro Blofeld). Varias décadas pasadas en una cámara criogénica lo dejaron sin pelo y “raro”, así que ahora es un gato esfinge llamado Baldomero. Y es una cosita desdeñosa y molesta, de acuerdo con su torpe y demente amo.

Dr evil Cat

Kitty Galore, el villano de Cats and Dogs

Más o menos la misma historia de fondo acompaña al villano personaje del título en Cats and Dogs: The Revenge of Kitty Galore de 2010, otro guiño a James Bond.

Esta, una secuela de Cats and Dogs de 2001. Postula un universo oculto de espionaje global conducido por perros y gatos. Kitty Galore es una esfinge, aunque una vez más estamos seguros de que no empezó de esa manera.

En un tiempo pasado, ella era uno de los buenos, pero luego cayó en una cuba de gel para la depilación, perdió todo su pelaje y se volvió malvada.

como se llaman los gatos sin pelo

“Estos gatos sin pelo no son como la gente imagina que son los gatos ordinarios, y por lo tanto, los humanos asumen que algo debe estar mal con estas criaturas. Se vuelven extraños a nuestros ojos”

Mascotas

raza de gatos sin pelo

Podemos encontrar otro gato sin pelo en el cine en La vida secreta de las mascotas. Uno de sus principales “buenos” personajes a un adorable y gordito tabby llamado Chloe, y entre sus villanos a un Sphynx gordo llamado Ozone.

Este último lidera una banda de gatos callejeros que se quitan los collares de nuestros héroes, condenándolos así a ser perseguidos por Control de Animales y, eventualmente, al vagabundeo.

Una vez más, los gatos sin pelo y de pelo corto son los que hacen travesuras amenazantes, engañosos e indiferentes.

Estoy tentado a decir que esta tradición de gatos espeluznantes, crueles y esbeltos se remonta a Disney’s Lady and the Tramp. Dos Siameses Si y Am, destruyen la casa de su dueño y luego culpan a nuestra inocente heroína canina Lady. A ésta le ponen bozal a cambio. Pero en realidad, la tradición probablemente va mucho más allá. Estos gatos no son como la gente imagina que se ven los gatos ordinarios, y por lo tanto, los humanos asumen que algo debe estar mal con estas criaturas. Se vuelven extraños a nuestros ojos.

Otras referencias de gato sin Pelo en el Cine

En la película de animación francesa de 2011, El gato del rabino, el personaje del título es un Sphynx. Recordemos que es una raza de gatos sin pelo muy frecuente en el cine. Un gato muy atado a su dueña, la joven hija de un rabino en Argel ocupada por Francia. El gato, que adquiere el poder del habla después de comerse al loro de la familia. Éste acompaña al rabino en una serie de aventuras surrealistas que los llevan a través de África. (Es una película extraña, a veces maravillosa.)

Aunque permanece sin nombre, este gato es el héroe inequívoco, un personaje de pura sangre y simpático. Es curioso, argumentativo y también leal.

Llos gatos son difíciles de entrenar. La mayoría de los ejemplos que he citado han sido de películas animadas, ya sean dibujadas o CGI. Las películas para adultos no lo hacen mucho mejor, por desgracia.

En 1960, Retrato de negro, Lana Turner y Anthony Quinn conspiran para asesinar a su marido. Éste es elpropietario de un fiel gato siamés llamado Rajah. Este gato, que se acuesta en su cama y más tarde aparece como una especie de testigo silencioso de las fechorías del dúo. Incluso participa en un clásico susto de salto de gato.

Y aunque Rajá parece ciertamente leal, la película pone de relieve la extrañeza de la criatura, continuando la racha de gatos siameses sospechosos de las películas de mediados del siglo XX.

La Dama y el Vagabundo es de 1955. Un par de extraños siameses aparecen muy brevemente en la historia de la intriga internacional de 1944, La máscara de Dimitrios, también.

gato sin pelo raza

ADEMÁS DE GATOS SIN PELO EN EL CINE

Te puede interesar